Todavía me sorprendo cuando me vienen a la memoria los inicios de mi trayectoria: atraído por la rueda evolutiva de todas las conciencias (no necesariamente humanas) y por el espiral infinito que genera la armonía cósmica y universal, me dedicaba a recrear en mi obra las experiencias estéticas que me ofrecía mi imaginación al intentar sentir el universo en su multidimensionalidad. Todos los destellos siderales que obtenía los definí bajo el nombre de “antropofuturismo”. Entonces no sabía que mi obra adquiriría un sentido verdadero que, dejando de ser juvenil y divertido, me haría reencontrar con mis recuerdos más lejanos, no sólo visuales sino también sentimentales.

Jordi Budi
© 2006 Jordi Budi Nota Legal - Nota Técnica Diseño Web: Dinam